Rebaños: Grupos en casa

El Señor ha revelado que Él no está solamente salvando personas, sino construyendo su casa. Reunir personas no es suficiente, sino que es necesario edificar vidas en relación unas con otras, laborando la salvación maravillosa que Dios nos ha dado. La iglesia local debe ser una familia, donde en una atmósfera de amor, cada miembro aprenda a crecer y a realizarse. Sólo funcionando cada miembro el Cuerpo de Cristo crecerá fuerte y maduro.
Las iglesias en las casas son esenciales en el proceso de construcción, y donde se descuidan la iglesia será débil y anémica dependiendo únicamente del ministerio de unos pocos dotados que hacen que las cosas marchen. La iglesia, a por la que Jesús vuelve, no será como esta, será una que ha sido construida y ensamblada para morada de Dios en el Espíritu, contra la que las fuerzas de la obscuridad no pueden prevalecer.