Sin bemoles ni sostenidos

En la introducción de la versión en vivo de la canción “Vuelve a llamar” de Jesús A. Romero, se escucha y se ve una niña leyendo Cantares 5:2-6. La letra de la canción indica que el autor entiende el pasaje como el llamado de Dios a su vida, dice: “Vuelve a llamar que listo estoy, vuelve a tocar mi corazón, ese jardín de intimidad, que se marchita si no estás”.

 La letra de esta canción representa una de las corrientes de interpretación de Cantares, y partir de la cual surgen preguntas legitimas ¿Cuál es el mensaje del autor a sus oyentes originales? ¿Realmente se refería al llamado de Dios? ¿De quienes son las voces que se escuchan en Cantares? ¿Cómo se puede entender expresiones como “mi amado metió su mano por el agujero de la puerta”?

Esta investigación pretende entender el mensaje del autor a partir de la construcción del texto. El cual está escrito en verso, lo que delimita el estudio por su género, vocabulario especifico y uso litúrgico. Abarcaremos el pasaje en tres puntos o escenas: 5:1 El invitado; 5:2-8 Mientras dormía y 5:9-16 Se busca. Finalmente se expondrán los resultados de esta investigación y la relevancia para nosotros.

El invitado – Cantar de los cantares 5:1

 El verso 1 describe la entrada del amado al huerto, como respuesta a la invitación de la esposa en el 4:16. Probablemente el jardín hace alusión al lugar donde la pareja se encontraba para intimar, dan la idea de lugares de encuentros amorosos (relación sexual). Jesús Luzarraga afirma que el verbo “venir” en hebreo da las connotaciones de la consumación sexual, y se usa como metáfora de hacer el amor (LUZARRAGA 408). Es así como el vocabulario: mirra, miel, vino, perfume y leche, sugieren el disfrute de la relación sexual, y no están asociados a la descripción literal del jardín. 

La invitación del amado a que sus amigos disfruten, puede sugerir que ellos celebren la unión de él y su esposa. No significa esto que ellos hagan parte de la intimidad que él esta describiendo.

Las categorías que incluye el autor (v.1-2 hermana, novia, amada, paloma y perfecta) invitan a hacer una lectura de una relación íntima más fuerte, solo pensada a partir del compromiso matrimonial. La intención del autor no es quitar importancia al matrimonio, sino que hace que el adjetivo esposa tenga más fuerza, es decir, le está añadiendo valor a la relación marital.

Mientras dormía – Cantar de los cantares 5:2-8

Esta sección se caracteriza por el marcado uso del adjetivo posesivo “mío, mi”, en contraste con la sección siguiente. El verso 2 indica que esta descripción, que ya ha ocurrido, la está contando la esposa a las hijas de Jerusalén. En su narración el esposo habla y describe quién es para él su amada. Esta descripción deja ver dos aspectos: el primero, que ya hemos mencionado, la implicación de los diferentes adjetivos que describen a la esposa resaltan el valor del vinculo. 

Segundo, en cuanto a lo que la Biblia plantea sobre las relaciones entre esposos y a partir de los adjetivos posesivos: en esta relación el hombre y la mujer se pertenecen mutuamente. 

Así lo expresa Pablo en 1 Corintios 7:4, no en un ambiente dominante sino en un contexto de amor, también en Efesios 5:25, donde Cristo es la medida de amor. En esta relación no hay espacios a terceros, se presenta un hombre y una mujer (1Cor 7:2). En este punto es necesario mencionar la aparición de Salomón en el relato de Cantares, la reflexión se plantea en torno al modelo que este rey ha dejado: cientos de concubinas y esposas. ¿Hasta dónde es posible pensar que Salomón ha escrito este libro? ¿Cuál es la sombra ética que acompañaría sus palabras? Parece ser que el papel del rey se limita a ser paralelo al amor que se profesan los esposos. 

Se entiende que la expresión “yo dormía, pero mi corazón estaba despierto”, se refiere a que ha escuchado la voz de su amado entre sueños, es decir que se encuentra entre dormida y despierta, tanto como para escuchar la voz de su esposo y registrar que trata de entrar al lugar donde duerme. Otras posturas argumentan que la esposa se encuentra completamente dormida y la narración que presenta es un sueño que ha tenido. De cualquier manera, lo que el autor quiere resaltar es que ella se encuentra con muchos deseos de encontrarse con él, pero al parecer este ya se había marchado.

La imagen que se describe es el intento del esposo por entrar, resulta difícil leerla literalmente, pues no tendría lugar en el resto de la narración, Se entiende entonces, que la causa de la conmoción de la esposa es por las caricias que recibe. Victor Morla explica que “el término en hebreo traducido como “entrañas”, hace referencia a la parte interna del cuerpo…también a la parte interna en la reproducción” (MORLA 270). De nuevo encontramos la mención de la mirra, haciendo alusión a la aceptación de la amada a la cercanía del esposo.

“Se fue, se fue, el perfume de sus cabellos, se fue y mi amor se cubrió de hielo, se fue su sonrisa de fabula, se fue la dulce miel que probé en sus labios…se fue el murmullo de su silencio, se fue y desde entonces yo solo tengo lagrimas encadenadas a noches de locura…” Esta canción describe lo que siente la autora cuando la partida de su compañero es inminente. La ausencia del amado no sé puede explicar fácilmente, pues se cree que se desean mutuamente y que han acabado de tener un tiempo de intimidad. Este tema representa una línea de investigación a lo largo del libro de Cantares, por lo tanto dejaremos esto a un lado. 

La esposa se apresura a buscarlo en la ciudad, pero encuentra a los guardas que la golpean sin razón aparente. Se deduce que estos son algún tipo de oposición al amor que se profesan los esposos. La razón de la enfermedad se puede explicar como causa de la golpiza que ha recibido, o como el anhelo desesperado de la esposa por verlo, quien ha somatizado su ausencia en dolor. Esta segunda explicación encaja más en el estudio del simbolismo del pasaje.

Se busca – Cantar de los cantares 5:8-16

El verso 9 da la entrada a la sección, y es donde la voz que ha estado haciendo presencia en todo el libro interviene. Algunas traducciones han llamado a esta voz coro (Biblia de Jerusalén), cortejo nupcial (Reina Valera Actualiza), o coro de doncellas (Sagrada Biblia, editada por Cantera). Se menciona esta curiosidad para señalar que las obras clásicas griegas, cuentan con esta característica. Las voces o coros cumplen la función de responder o preguntar al actor, es decir, la mayoría de las veces no llevan a cabo acciones. 

Se entiende mas como la conciencia del histrión. De igual manera, el coro nunca toma parte activa en la pregunta de la esposa. Se describe el semblante de este como respuesta de la amada al cuestionamiento de las doncellas. Se nota de nuevo el uso del adjetivo posesivo  “su” en el texto hebreo, que contrasta con declaración final “así es mi amado” y cierra la inclusión que empezó en el verso 10. La comparación como figura primordial de la poesía hebrea, junto con la aliteración y la asonancia hacen presencia firme en esta sección. Constituyendo este poema como uno de los más sonoros y bellos según los eruditos.  

Ciertamente el uso de la descripción de la figura humana no es exclusivo de la literatura bíblica, en los escritos griegos más antiguos se describe la belleza de las diosas con epítetos particulares: “Atenea será “la de los ojos de lechuza”, Hera, “la de los ojos de novillo” y Afrodita, “la que ama la risa”. 

Este poema describe no solo el cuerpo del amado, sino el deseo y amor por el amado. La descripción se encuentra detallada desde la cabeza, hasta los pies, y luego regresa a la boca. La detallada imagen se dirige a un punto climático, primero puntualiza su cabeza, cabellos, ojos, mejillas y labios, en los cuales encuentra disfrute observar y comparar con los rasgos de la naturaleza más sobresalientes. Parece que a sus ojos el amado es el más hermoso, y una sola comparación no haría justicia a su belleza.

Cuando la descripción avanza a sus manos y abdomen, algunos eruditos llegan a la conclusión que desde la construcción en hebreo, se destacan en el estudio para abdomen los siguientes aspectos: la palabra está en singular y no en plural como los brazos. Las características de la placa de marfil: aspecto de caña, tallo alargado (la tradición rabínica  lo traduce “barra”), y un uso del verbo es “masa gruesa”. Por lo anterior se puede afirmar que la esposa se está refiriendo al órgano sexual.

La palabra en hebreo usada para referirse a las piernas, indica también sus nalgas y las piernas hasta las plantas de los pies. La descripción regresa a la boca, donde encuentra delicias y deseo. En este ha encontrado deleite y a uno que lo cumple todo. 

Algunos apuntan que la comparación que se hace con los jardines y los viñedos  alude a su potencial sexual, pues en la tradición del antiguo cercano oriente se utilizaba de esta manera al referirse a los dioses. Se explica entonces que el jardín es lugar de encuentro sexual entre los esposos, que también es común en la literatura egipcia.

Conclusiones finales

Salta a la vista el tema que para algunos es una lucha aceptar, la lectura de Cantares exalta el amor entre un hombre y una mujer.  Además declara que las relaciones sexuales son un disfrute. Su cuerpo no les es trivial, y el revelar sus intimidades a sus conocidos es asunto de agrado y no de vergüenza. Se exalta el valor de la pertenencia mutua y la exclusividad en la relación.

 En la música se usan dos figuras para alterar la tonalidad de una armonía. Un bemol resta o baja medio tono, por ejemplo si el tono de una armonía es RE, al añadirle un bemol cambia a RE bemol. El sostenido por su parte, cumple la función contraria, es decir aumenta el valor de la nota o tono. Este amor se ha expuesto sin bemoles ni sostenidos, sus características lo hacen permanecer en la tonalidad original. No necesita ningún tipo de figura para resaltar lo que por naturaleza se le ha conferido por Dios.

En contraste, encontramos como el cuerpo de hombres y mujeres son expuestos en las caratulas de revistas de contenido “político”, como Soho. Se trae a memoria las palabras de la mamá de la prostituta Dania Londoño, “mi hija se valora, ella no cobra barato”. La zona mundialmente conocida como “Barrio rojo de Amsterdam”,  y la declaración de la Corte Constitucional que reconoce que las trabajadoras sexuales necesitan protección laboral plena.

Todo esto es visto como bueno, importante y artístico. Pero es una reducción del cuerpo a la exposición pública de las partes privadas, sin otro propósito diferente al ganar dinero. Este asunto pone un bemol al cuerpo, que lo reduce al dinero. 

Los desnudos o “fotos artísticas”, el popular photoshop y algunas cirugías estéticas, ponen un sostenido al cuerpo. El sostenido se ve reflejado en la mente de cada persona que encuentra un ideal es un cuerpo irreal.

Finalmente, Cantares no es un libro sobre erotismo, sino un mensaje sobre el amor entre un hombre una mujer, un mensaje sobre el valor real del cuerpo. Un mensaje sin bemoles ni sostenidos.

Bibliografía

Amog, Y. (2010). “Flowing Myrrh upon the of the Boh”. Bodily Border, Social   Norms          and their transgression in the Song of Songs.  Biblical Interpretation, Volumen 18 Número 3, pp. 251-263.

Andiñach, P.  “La erótica como clave de lectura” Cantar de los Cantares – El fuego y la ternura (Buenos Aires, Lumen, 1997), p.51-52. En portugués: (Petrópolis, Vozes/Sinodal, 1998).

Harding, A. (2008) “I sought him but I did not find       him: The Elusive Lover in the Song of Songs”: Biblical Interpretation, Volumen 16 Numero 1, pp.43-59.

Luzarraga, Jesús. Poesía Cantar de los cantares, sendas del amor. Estella, Navarra, España: Editorial Verbo Divino, 2005.

Molano, A. Sánchez, D. (2010). “Prostitución, un oficio de varones. Corte Constitucional, en defensa de las trabajadoras sexuales”: El espectador

Morla, Victor. Poemas de amor y de deseo. Estella, Navarra: Editorial Verbo Divino, 2004.  

Sales, A. (?). “El Cantar de los Cantares”: Ribla, 52 – Cántico

Pietro Cremonesi, Arcangelo Valsiglio : Música. Federico Cavalli: Letra. Adaptación al español: J. Badia Pausini, L. (1993) “Se fue”.

Thi Ly Tran (2010) “Una comparación transcultural: Las imágenes en el Cantar de los Cantares y el amor Las letras de la literatura vietnamita, Nature Asia Journal of Theology , Volumen. 24 Número 1, p111-128, 

Vignati, María. “Representaciones del cuerpo en la literatura”. 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Verso del día

Podcast

Música